Accés al contingut Accés al menú de la secció
Inicio  > Las Brigadas Internacionales de ...
 
Miércoles, 21 de septiembre de 2016

Las Brigadas Internacionales de Paz, Premio ICIP 2016

La ONG ofrece protección y acompañamiento a defensores de los derechos humanos que trabajan en zonas de conflicto


PBI

La Junta de Gobierno del Instituto Catalán Internacional para la Paz (ICIP) ha decidido otorgar el Premio ICIP Constructores de Paz 2016 a la organización no gubernamental Brigadas Internacionales de Paz (PBI) por su trayectoria, sostenida en el tiempo, de protección de los defensores de los derechos humanos que trabajan en áreas de represión y conflicto.

Las Brigadas Internacionales de Paz fueron creadas en el año 1981 por un grupo de activistas inspirados en las tácticas noviolentes de Gandhi, con el convencimiento de que el acompañamiento internacional podía disuadir ataques contra la población civil en zonas de conflicto. A lo largo de los ya 35 años de recorrido, la organización ha desarrollado actividades de apoyo a los defensores de los derechos humanos, entre las cuales, protección y acompañamiento, formación en materia de seguridad, talleres de incidencia política o de reconstrucción del tejido social.

PBI trabaja sobre el terreno en zonas de conflicto y sus voluntarios proporcionan acompañamiento a personas y organizaciones que sufren amenazas, intimidación, acoso, persecución, encarcelamiento y tortura a causa de sus creencias y acciones. Ofrecen protección a activistas y abogados defensores de los derechos humanos, sindicatos, grupos ambientalistas, comunidades indígenas, organizaciones de mujeres que luchan contra la violencia de género o familiares de desplazados y desaparecidos.

PBI tiene equipos permanentes en Guatemala, Colombia, México, Honduras, Nepal, Indonesia y Kenia, y ha ofrecido acompañamiento a Sri Lanka, los Balcanes, El Salvador, Haití o Timor Oriental.

La organización ha sido reconocida a nivel internacional con distintes distinciones, entre las cuales, el Premio Internacional Jaime Brunet 2011, el Premio Derechos Humanos René Casen 2010 y el Premio Martín Ennals 2001. Brigadas Internacionales de Paz también fue nominada al Premio Nobel de la Paz en el 2001.

Premio ICIP Constructores de Paz

El Instituto Catalán Internacional para la Paz convoca anualmente, desde el año 2011, el Premio ICIP Constructores de Paz con la finalidad de galardonar y reconocer públicamente a personas, entidades o instituciones que han trabajado y han contribuido de manera destacada y dilatada en el fomento y la construcción de la paz.

El Premio ICIP Constructores de Paz lo concede la Junta de Gobierno del ICIP y consiste en un reconocimiento público, una escultura creada por el Premio Nobel de la Paz, artista y activista Adolfo Pérez Esquivel, llamada Puerta del Sol, y una dotación económica de 4.000 euros.

La entrega del galardón tiene lugar anualmente en una ceremonia institucional en el Parlament de Catalunya.

Anteriores galardonados

El Premio ICIP Constructores de Paz ha llegado este año en la sexta edición. La primera edición del premio, correspondiente al año 2011, reconoció la lucha de objetores e insumisos, simbolizados Pepe Beunza, primer objetor de conciencia al servicio militar obligatorio por razones ideológicas del Estado español.

El año 2012, el Premio ICIP fue concedido a cinco Madres de Soacha por su trabajo en favor de la paz y los derechos humanos en Colombia. Con este premio, el ICIP quiso reconocer el coraje y la perseverancia del grupo de madres colombianas en la búsqueda de verdad, justicia y reparación por la muerte de sus hijos en manos de las fuerzas de seguridad del Estado y por otros casos de ejecuciones extrajudiciales conocidos como falsos positivos.

El año 2013, el ICIP galardonó al exgeneral nacido en Belgrado Jovan Divjak, por su coraje en la defensa de Sarajevo durante la Guerra de los Balcanes y su trabajo en favor de las víctimas del conflicto.

El año 2014, el Premio ICIP Constructores de Paz recayó en la Women's International League for Peace and Freedom (Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad, WILPF), por su trayectoria centenaria en el trabajo de mujeres para la paz y el desarme.

Finalmente, el año 2015, el reconocimiento fue para el padre capuchino Joan Botam, impulsor de numerosas iniciativas vinculadas a la paz y al ecumenismo y un claro defensor de la religión como fuente de paz y diálogo.

Anteriormente, en octubre del 2011, el ICIP concedió una edición extraordinaria del galardón al Parlament de Catalunya al representar la continuidad y el legado de las instituciones “Pau i Treva” y el “Consolat del Mar”.